Misterios

En la reforma se hizó hincapié en abrir los espacios, tirando los tabiques del recibidor y del salón y cambiando la ubicación de algunas puertas, para hacer del salón el centro de la vivienda y dejar que la luz natural del patio de manzana llegara a todas las estancias.

La vivienda fue adquirida por una joven profesional, por lo que  se optó por una decoración de marcado estilo nórdico, en tonos blancos, beige y azules en el salón y en blanco y beige para el dormitorio consiguiendo unos ambientes frescos y relajantes.

Para la cocina, se combinó el azulejo de metro con una pared empapelada con patrón geométrico en tono gris a juego con los muebles.

En el baño, se ocombinaron azulejos de cerámica de gran tamaño con textura combinados en dos tonos.

Para el salón y los dormitorios se utilizó una tarima en tono claro para potenciar la luz.

 

Antes

Houzz