Alcalá

Este piso, ubicado en la emblemática calle de Alcalá de Madrid, contaba con tres dormitorios y un baño y no había sido reformado desde su adquisición en los años ’60. Para actualizarlo, se llevó a cabo una reforma integral en la que se incluyó la creación de un segundo baño para hacer la vivienda más funcional. Para los materiales, se eligió una tarima de roble americano que le aportó calidez y azulejos hidrahúlicos en la cocina y uno de los baños para imprimirle carácter. La vivienda contaba con un patio que se acondicionó para poder disfrutarlo durante el buen tiempo. En la decoración, se utilizarón tonos negros y blancos en el salón combinados con toques de dorado que le dieron un aspecto sobrio y elegante. En el dormitorio principal, se utilizaron tonos blancos y grises para crear un ambiente relajante, que invitara al descanso.

Antes

Houzz